Entrevista de Quino, al cumplir sus 80 años, al diario argentino Clarín

¿Se quedaron curiosos con el asunto? Entonces vamos a leer ahora el artículo completo que salió en la revista argentina llamada “Ñ – Revista de Cultura” del diario Clarín, el 17 de julio de 2012.

PREFERENCIAS. Quino, ayer, en Luján de Cuyo, donde viajó para visitar a la familia. /Delfo RodrÍguez

PREFERENCIAS. Quino, ayer, en Luján de Cuyo, donde viajó para visitar a la familia. /Delfo RodrÍguez

Quino cumple hoy 80 años: “Dibujé 10 años a Mafalda, pero con Libertad me siento mejor”

El genial historietista habló sobre sus personajes, el paso del tiempo y sus inquietudes actuales.

Hace muecas, saca la lengua y provoca la carcajada de Federico, el bebé de un año y medio que es el hijo de Guille, el sobrino menor de Quino que inspiró el personaje del hermanito de Mafalda. En la soleada siesta mendocina, Clarín interrumpió al maestro en una distendida sobremesa con su esposa y sus sobrinos. Está contento, conversador; le sienta bien festejar una nueva década junto a sus afectos en Mendoza, su tierra natal.

-¿Cómo es llegar a los 80, Quino?
-Como un arquero que no sabe por dónde entró la pelota. Por dónde pasaron los 80 años, no sé. Pasaron, se acumularon. Eso es lo grave, porque uno va sintiendo el peso y las limitaciones físicas. No pasan los años, se te quedan en el cuerpo.

-¿Sigue dibujando?
-Ya no. Las limitaciones físicas te joroban. He tenido muchas operaciones a la vista, un glaucoma muy perverso. Si hay poca luz, me cuesta ver y si hay mucha, me encandila.

-Pero sigue creando, se le ocurren historias…
-Sí, pero para qué gastarme en que se me ocurran cosas que después no puedo dibujar. Es como si un tenor tiene problemas en las cuerdas vocales.

-¿Y qué otras cosas disfruta?
-La música, el cine y la gastronomía, que nos es que yo la practique, pero la disfruto.

-¿Cómo es volver a Mendoza?
-Es volver a la infancia, lo que te formó. Me fui bastante grande, a los 22. Me gusta el vino de acá.

-¿Es un experto catador?
-No. Soy más borrachín que experto catador. Cuando no hay vino en una casa, tomo lo que sea, aunque no me guste.

-¿Se siente cómodo con los homenajes? En setiembre le otorgarán el Konex a la trayectoria.
-Sí, por tercera vez. El Konex siempre me pareció un premio que se daba a personas que ya estaban bien ubicadas en el trabajo que hacía. Hubiera preferido que fuera un premio para estimular a los jóvenes y no para premiar a los viejos.

-¿Cómo vive esta etapa?
-Por lo único que la edad no te resulta una porquería es porque vas entendiendo mejor la música que escuchas desde toda la vida. No es lo mismo escuchar a Beethoven ahora que a los 40 o los 20. Le vas descubriendo cosas que antes no se las descubrían.

-Buenos Aires le hizo un homenaje con una bella Mafalda sentada en un banco en San Telmo. Pero usted dijo que le gusta más el personaje de Libertad.
-Lo que pasa es que Libertad ofrecía muchas más posibilidades. A Mafalda la dibujé desde que empezó hasta que terminó la tira, durante 10 años. En cambio, a Libertad la dibujé al final de la tira y, claro, con ese personaje me siento mejor.

-¿Quiere por igual a todos su personajes?
-Sí, claro. Quiero por igual a todos mis dibujos de mi página de humor. Mafalda fue una etapa, pero toda mi otra producción son 50 años. Para mí, cualquier monito me gusta tanto como Mafalda. Me pasaba como a un periodista que tiene que entregar la nota y aunque no le guste lo que hizo, tiene que entregar igual.

-¿Por qué le gusta tanto a los chicos Mafalda, si muchos de sus reflexiones parecen dirigidas al mundo adulto?
-Me lo he preguntado muchas veces, porque yo no la dibujé pensando en los chicos. Es más, en el diario El Mundo salía en la página editorial, no en las historietas. Creo que tiene que ver con el grado de información que tienen los chicos. Cuando yo era chico, no tenía idea quién era el Papa, ni el jefe de las Naciones Unidas. Hoy los chicos lo saben. Aunque no quieran aprenderlo, lo saben por Internet, por la televisión, los diarios y por todos los sitios donde reciben información. Tienen un grado de información de un adulto.

-¿Después de haber vivido tantos años en Buenos Aires, se siente un poco porteño?
-Cuando escuchaba tangos en Mendoza no me decían nada. Pero en Buenos Aires aprendí a querer al tango, sobre todo la poesía de sus letras. El único dibujante que vi bailar bien el tango ha sido Landrú. El resto somos todos unos inútiles. Y pude comprobar que el tango es un sentimiento triste que se baila. Hubo poetas impresionantes y fantásticos como Manzi. Me encanta escuchar tango.

-¿Es de los que les gusta dar cátedra, formar a nuevos dibujantes?
-No. Siempre he sido bastante introvertido, quizás por haber sido el menor de tres hermanos y con una diferencia de 7 y 4 años. Me crié solo jugando en la casa, no me gustaba salir a la calle.

Ya que has leído el artículo anímate a hacer el siguiente ejercicio de comprensión basado en las preguntas realizadas en la entrevista.

Fuente: http://www.revistaenie.clarin.com/literatura/Quino-80-anios-Mafalda_0_738526298.html